DSC 0079 copia

 

Hace tan sólo un mes que el líder del paro agrario del 2013, el ingeniero CESAR PACHÓN, se diera a conocer como candidato único de MAIS a la gobernación de Boyacá, y ya en las últimas encuestas lo avizoran como un fuerte candidato para ser el próximo gobernador de este departamento tan importante para la economía campesina de nuestro país.

A diferencia de otros candidatos que contaban con el tiempo a su favor, ya que llevan meses haciendo campaña, otros que cuentan con los recursos suficientes para poner o quitar mandatarios por los negocios, empresas y firmas que tienen (con las cuales han desangrado hasta el propio Estado), o porque cuentan con el apoyo de las maquinarias tradicionales, este humilde campesino, ingeniero agrónomo, cuenta con el apoyo del voto de opinión y de todos y todas aquellos que se ven identificados con él y con los que Pachón ha denominado, como su discurso en el Congreso, la gente más honesta y trabajadora de este país: el campesinado.

Es por este concepto, “Llegó el momento del campo”, como eslogan de su campaña y su propuesta de gobierno del Bicentenario, aludiendo a un hecho histórico tan importante, que algunos candidatos que no contaban con la participación de Pachón en esta contienda electoral, la están viendo muy difícil ahora en la recta final de las elecciones; tan así, que ya aparecen otros candidatos caricaturescos, con ruana y unsupuesto discurso campesino, cuando realmente los campesinos no se ven identificados con ellos, y más que una propuesta seria lo consideran un oportunismo electoral.

¿Pero por qué es tan importante el concepto del campo? Además de argumentar que es gracias a él que en este país tenemos la fortuna de comer productos de calidad de nuestra propia tierra, lo cual se ha visto amenazado por los tratados de libre comercio empobreciendo a los habitantes rurales, hay un hecho sin precedente, y que en un fin de semana el Gobierno dio a conocer las cifras del DANE sobre el Censo Agropecuario, y cómo, ahora sí con cifras, el campo está en quiebra, y que en nuestro país se está viviendo la época feudal con grandes terratenientes, mientras nuestros campesinos, nuestros abuelos y padres –no olvidemos que la mayoría de nuestras familias provenimos del campo-, están sufriendo de física pobreza, por falta de tierras y de políticas de Estado que favorezcan al campesinado.

Esta situación, no es ajena a Boyacá, inclusive se agudiza en este departamento, lo cual trae consigo un sinnúmero de dificultades sociales que hacen del campo el peor sitio para vivir; por ende, esta propuesta que trae el campesino Pachón, no sólo es una respuesta de incidencia más efectiva en la gobernanza del país debido al incumplimiento del Gobierno con los campesinos, sino que también es la posibilidad de cerrar esas brechas entre el campo y la ciudad, ya que dichas dificultades están siendo trasladadas a la urbe, un tipo de desplazamiento forzado que no es tenido en cuenta por el gobierno nacional y locales, por ello que cerrando estas brechas – no sólo en temas de economía y producción, sino también en salud, educación, deporte, agua y saneamiento básico, entre otros sectores, y trabajando para que las condiciones de vida de los campesinos mejoren, optimizando también las condiciones y la calidad de vida de todas y todos los boyacenses.

Llegó el momento del Campo, de los campesinos, urbanos, indígenas, afrodescendientes, mujeres, niños y niñas, y de los empobrecidos, que sumados, ya no somos minorías, sino mayoría, quienes queremos y anhelamos para este próximo 25 de octubre, cambios y transformaciones reales en el departamento de Boyacá y en el país.

 

 

EZEQUIEL ORTIZ CRUZ

TWITER: Ezekielfilósofo@

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar